¿Complemento o suplemento?

Hola. Aquí un tema que suscita muchas opiniones diferentes. Hay quien dice que a partir de cierta edad hay que tomar suplementos y complementos alimenticios, sí o sí; hay quienes sostienen que si comemos sano y variado no es necesario. Sea como sea, lo ideal sería consultar con un médico. Aquí la diferencia entre unos y otros: mientras los suplementos pretenden suplir una deficiencia dietética, los complementos están destinados a ayudar a complementar nuestra propia alimentación cuando por ella misma no podemos llegar a determinados requerimientos.

¿Cómo sé si me falta algo? Realmente no lo sabemos salvo que tengamos un síntoma, y nos hagamos una analítica. Yo reconozco que soy de tomar cosas, y no consulto a ningún especialista. Yo leo y leo. Y luego pruebo lo que creo que necesito.

No soy amiga de tomar multivitamínicos permanentemente. Se supone que si comemos frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos, en mi caso huevos pero nada más de origen animal, estamos bien. No es necesario complementarse por no consumir carne. Salvo en el caso del veganismo, que necesitamos tomar Vit B12 como suplemento. La B12 protege las células nerviosas, ayuda a la formación de la sangre y suministra energía al cuerpo. Se encuentra casi exclusivamente en los alimentos de origen animal, especialmente en la carne y el pescado. Pero la vitamina B12 no es sintetizada naturalmente por animales o plantas, sino por una bacteria que se encuentra en la tierra y en el agua de manantial. Pero como es difícil ir a buscar agua al manantial en nuestra vida cotidiana, sí te recomiendo que si eres vegano/a, tomes B12. Sin embargo, sí hay un alimento que parece ser una fuente natural de B12. Las lentejas acuáticas parecen proporcionar cantidades suficientes de B12, de manera natural. Están disponibles en algunas regiones como alimento entero, y en forma suplemental.

Sacando este tema, yo me he suplementado varias veces y complementado otras, por distintos motivos y en distintos momentos. Pero consulta con un especialista, y escucha tu cuerpo. No tomes cosas por tomar.

El Omega3: al no comer pescados azules, aunque sí aguacate, frutos secos, aceites de coco y oliva, necesito un extra de Omega3. Sobre todo lo noto en la piel. Si dejo de tomarlo, la tengo mucho más seca. Aunque siempre descanso un tiempo, al final vuelvo a tomarlo.

El resveratrol: es según mi naturópata de cabecera, el secreto de la juventud. Proviene de la uva roja y negra, y es un potentísimo anti -envejecimiento y anti-oxidante. También puede disminuir el dolor y la hinchazón, reducir los niveles de azúcar en la sangre y ayudar al cuerpo a combatir las enfermedades. El resveratrol se usa más comúnmente para el colesterol alto, el cáncer, las enfermedades cardíacas y muchas otras condiciones. Siempre tomado en dosis bajas y de manera prolongada, tiene un efecto estrógeno también.

El triptofano: lo tomo generalmente en otoño, o cuando paso períodos de mucho estrés y agotamiento, sobre todo mental. Me noto negativa, medio depre, y ahí voy con el trioptófano. Tener poca energía, dificultad para conciliar el sueño y mal humor son señales de que te falta este aminoácido, que actúa como llave para que tu cuerpo fabrique serotonina, la hormona de la felicidad.

Magnesio, Potasio, Zinc: sólo ocasionalmente, en períodos de estrés y mucho cansancio. Potasio para la función del corazón, los músculos y la función nerviosa. A veces cuando me siento baja de electrolitos. El Magnesio, para ayudar a la elaboración de colágeno, para ayudar a mis articulaciones. El Zinc para reforzar el sistema inmunitario.

Arándano rojo: lo tomo como preventivo para la cistitis o molestias en tracto urinario en general. Es algo recurrente en mí, por eso procuro tomarlo varios meses, luego descanso. Y si vuelvo a tener síntomas, arranco otra vez.

Espirulina y Chlorella: Llevo mucho tiempo sin tomarlas, pero ya me toca. Sobre todo porque no como algas. Siempre digo que quiero aprender a cocinarlas e incorporarlas a la dieta, y nunca lo hago.

La Espirulina es un alga unicelular verdeazulada rica en proteínas, vitaminas y minerales, lo que la convierte en una excelente fuente nutritiva. Es anti-oxidante, anti-inflamatoria y revitalizante. Es un prebiótico, pues protege el sistema inmune.

La Chlorella se ha declarado como un must de los superalimentos, especialmente, por su acción detox. Y es que, los minerales, vitaminas y aminoácidos que contiene la convierten en un poderoso antioxidante que refuerza el sistema inmunológico y le ayuda a depurarse de las toxinas. Gran contenido en Proteínas, Vitaminas, Minerales (especialmente hierro, Vit B12, vit C), Omega3, y fibra.

Claro que no vamos a tomar todo junto. Yo voy escuchando a mi cuerpo. Si estoy baja de ánimo, triptófano. Cuando ya me siento bien lo dejo. Si tengo principio de cistitis, arándano rojo. Cuando termino la caja, generalmente un mes, lo dejo. Si tomo Chlorella, no tomaré Omega3, ya lo contiene. Igual que el potasio y magnesio. Así que por ejemplo, ahora me tocará la Chlorella. Hasta podría prescindir del Resveratrol. Pero qué quieres que te diga… Si es la fuente de la juventud, lo tomaré casi permanentemente. Y una copita de vino tinto, también 🍷

Cuidando la alimentación, deberíamos tener todo lo necesario. Pero está claro que aunque comamos sano, salvo que cultivemos nuestras propias verduras y frutas, estamos introduciendo en el cuerpo pesticidas, sustancias tóxicas en general, además de todo lo procesado y refinado que comemos que ha sido privado de muchos de sus nutrientes. Por eso, en general, es bueno complementar la alimentación, sobre todo a partir de los cuarenta años.

Consulta con el médico, hazte analíticas y escucha a tu cuerpo. El cuerpo va cambiando, la vida va cambiando; hay períodos de estrés, de mucho agotamiento. El cerebro se agota con el incesante estímulo proveniente del teléfono móvil. Los ojos se gastan con la visión corta de las pantallas. El sedentarismo hace estragos en nuestra forma de vida. Hay que hacer algo para contrarrestar esto, con voluntad, esfuerzo, ejercicio, buena alimentación, descanso, y también, con complementos o suplementos. No hay nada de malo en ello. Lo que sí, hay mucho negocio también. Entonces, no compraremos por comprar un sinfín de píldoras que prometen un sinfín de bondades. Sino que consultaremos, y sabremos qué y cuándo tomar algo que puntualmente podamos necesitar.

Por favor, siempre que exista enfermedad, patología, o cualquier cosa, consulta a tu médico. Es más. Siempre consulta. Yo esto que he escrito es desde mi experiencia y es lo que yo tomo en ocasiones. No tengo ninguna autoridad para decirte que lo tomes. Sólo informo más o menos sin gran profundidad de lo que hay por ahí que puede ayudarte. Si realmente puede ayudarte, estaré encantada de haber dedicado este tiempo a poner por escrito mi experiencia en este tema.

Cuídate, escúchate, atiéndete. Un abrazo.🤗

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.