¡Tortitas! ¡Desayuno, merienda y cena!

Hola, no suelo hablar mucho de recetas y cosas así porque lo mío no es la cocina. Aunque   a veces me sorprendo a mí misma, y a mis personas queridas, con cosas ricas. La cosa es que , aunque desde hace décadas me acostumbré  a desayunar fruta, poco a poco lo he ido reemplazando por otras cosas. La fruta en este momento de mi vida, no es lo que mejora me va, en grandes cantidades. Un poco sí. Pero tanta azúcar, no. Así es que de tres piezas de fruta en la mañana, pasé a dos y luego a una.

¿Por qué dije al principio que iba a hablar de recetas? ¡Ahora por fin vienen las tortitas! Pero no tengo recetas, lo siento. Lo hago a ojo. Un plátano pisado, un huevo y a la sartén. Ó, un puñado de salvado de avena, un poco de leche de almendras, un huevo y polvo de hornear. Listo. Encontré esta manera de alternar mi desayuno frugívoro con otras cosas, algo más proteico. Incluso reemplazar el pan por otras cosas. Pero procuraré esbozar unas recetas para guiarte en este proceso.

🍌🍌🍌 Por un lado las tortitas dulces para desayunar, sólo con bananas y huevos. Son deliciosas. No hace falta ni endulzarlas.

Preparación para dos personas, unas cuatro tortitas (depende el grosor, si te gustan tipo panqueque o si las quieres más estilo americano).

🍌 1 plátano o banana maduro, 🥚🥚 2 huevos

Opcional: levadura o levadura natural (bicarbonato y limón) una pizca. Sino quedarán más tipo crepe, planitas.

👉🏻Pisa bien el plátano, bate dos huevos, mezcla todo. Agrega el polvo de hornear o bicarbonato (media cucharadita de café sería la medida aproximada). Luego a la sartén a fuego medio. Cuando se dore, dale la vuelta. Depende del grosor tardará más o menos.

Claro que existe la versión vegana de las tortitas con plátanos y harina, leche vegetal y polvo de hornear. Busca una harina buena, preferentemente no trigo, o avena molida. El plátano hará de elemento de ligazón. Quedan riquísimas, si no quieres abusar del huevo, y les puedes agregar cacao, canela, lo que desees.

Tortitas de plátano y huevo

Pero desde que me amigué con el huevo, lo uso. Y muchas veces, además, me unto un poquito de clara en la cara. ¡Te hace un efecto lifting espectacular!

🥞🥞🥞 Y por otro lado, las tortitas que uso para reemplazar el pan, a veces, salvado de avena y huevo. Algo de leche vegetal si quieres y polvo de hornear. Estas tortitas se hicieron muy populares con la dieta Dukan, una dieta super proteica de moda hace unos diez años. Si quieres busca en google en qué consiste esta dieta, ideada para quemar grasas al privar al cuerpo de hidratos de carbono. Lo contraproducente es que con tanta proteína animal que incluye, el hígado queda exhausto. Pero bueno, yo no soy nutricionista, no la recomiendo pero consulta y pregunta antes de aventurarte en cualquier dieta que excluya alimentos que no sean los que necesariamente debemos excluir: lo refinado, el azúcar, la grasa saturada.

¿Por qué salvado de avena?

El salvado de avena contiene cantidades similares de hidratos de carbono complejos y grasa que la avena. Pero, en lo que destaca especialmente es en su mayor contenido en proteínas vegetales y fibra. Por lo que le otorga un valor más saciante y nutritivo.

Uno de los mayores beneficios del salvado de avena, por los que se le conoce, es para mejorar el tránsito intestinal y mejorar el estreñimiento por su alto contenido en fibra soluble. Hay que añadirlo poco a poco en vuestra alimentación ya que  al no estar acostumbrados/as a las dosis de fibra presente en él, puede ocasionar ciertas molestias iniciales como flatulencias (gases), estreñimiento, diarrea y malestar abdominal.

Especialmente es rico en un tipo de fibra, los beta-glucano, que se ha visto que tiene una relación muy directa sobre la salud cardiovascular, ya que se le ha relacionado con una reducción de los niveles de colesterol en sangre. Por su riqueza de antioxidantes, entre ellos los polifenoles, ayuda a proteger al organismo frente a la acción de los radicales libres.

Preparación para dos personas:

🥚🥚 dos huevos, 🥄🥄🥄 3 cucharadas de salvado de avena, 🥛 leche vegetal a ojo, que no quede muy líquida la mezcla. (Puedes poner queso fresco o yogur que es más espeso, pero yo evito lácteos.

Bato los huevos, pongo el salvado y la leche o yogur o queso. Mezclo todo bien. Puedo poner levadura o polvo de hornear para que queden esponjosas. ¡Et voilà!

🥞🥞🥞 Volviendo a las tortitas… En ambos casos, aunque la sartén es antiadherente, le pongo un poco de aceite de coco. Y ya luego está la imaginación. Siempre puedes poner harina (mejor si no es de trigo refinada), azúcar (mejor si es panela, stevia, o miel, pero NO HACE FALTA ENDULZAR CON NADA, CRÉEME!), leche vegetal, levadura, frutos secos, trocitos de manzana. Y puedes acompañar con yogur vegetal, fruta fresca o un poco de canela. Quedan estupendas con fresas y yogur griego o yogur vegetal (¡coco!) Es fácil, riquísimo, proteico, con menos azúcar que un desayuno que lleva pan, mermelada y fruta. Te llena, te alimenta, es genial. Yogur y miel también, aunque el índice glucémico sube, y nutella o chocolate fundido, ni hablar. Pero eso ya es pecado. 🤗 Y si las quieres saladas, una pizca de sal, y las acompañas con aguacate, tomate, queso o queso vegano, yogur griego y pepino, requesón… ¡Hay mil maneras de tomarlas y siempre están deliciosas! 😋😋😋

Tortitas tipo Dukan

Realmente es una alternativa sana para cualquier momento del día. Lleva unos minutos nada más, y su poder nutricional es mucho mayor que el del pan de supermercado o ni hablar de los crepes ya preparados o los bollos. Así que a jugar a la cocinitas y hacer tortitas. De todos los sabores y con todo tipo de toppings, divertido y saludable, variado y proteico. ¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.