Taller de Gimnasia Hipopresiva

¡Buenos días! ¿Cómo estamos hoy?… Aquí sol y el mar ya me está llamando… Pero antes… Necesito compartir la alegría que siento después del taller impartido ayer en Torrevieja, en el Espacio Sensex, una maravilla de espacio dirigido a las mujeres especialmente, un espacio lleno de amor, belleza. y buena energía. Un espacio que ha creado Cristina, sexóloga, mujer, Ser Humano maravilloso, y que tuve la suerte de conocer por ¿casualidad?

Pasaba yo por la calle, atareada, de camino en mis prácticas para iniciarme en la carrera de agente inmobiliario (desistí enseguida, no es lo mío). Y allí estaba Cris, dando los últimos retoques a su espacio, llena de sueños y energía. Estaba pintando la pared de fuera y nos pusimos a hablar. Mi “atareamiento”, cayó en picado, y ahí se tejió la idea de este taller que ya fue realidad. Seguramente el primero de muchos.

El sábado 15 de octubre, ayer, hicimos un taller de Gimnasia Hipopresiva, con cinco mujeres (B, S, Y, AB y P), y Cris, y fue estupendo. Para mí, la satisfacción de poder transmitir todos los beneficios de esta práctica, en un entorno inmejorable. Volver a la clase presencial, después de tantísimo tiempo. Sentirme “en casa”, (me he mudado hace poco aquí y estoy comenzando de nuevo, como quien dice)… Así que todo eso, en vuelto en mucho arte y amor. En el espacio creado por Cris hay mucho, mucho arte.

Comenzamos por presentarnos y contarnos por qué estamos aquí (me doy cuenta que yo no hablé nada de mí, pero todo lo tenéis en la web🤭). Luego hablamos de qué es la Gimnasia Hipopresiva y sus múltiples beneficios explicados uno por uno. Por supuesto tiré por tierra los abominables, testamos nuestra faja abdominal, y ya nos metimos “al lío”, a trabajar la pauta postural.

Construimos el pilar que va desde nuestros pies hasta nuestra coronilla, activamos la faja abdominal y toda la musculatura en general. Y aprendimos a decoaptar las escápulas, a hacer el “Shwartzenegger”. Luego de internalizar la pauta postural, pasamos por todas las posturas de nivel uno, marcando y corrigiendo una a una.

Charlamos, bastante, también. Y se me fue la hora, la verdad. Ya llevábamos dos horas y media juntas que se habían pasado volando. ¡Aún me faltaba todo lo referente a respiración!

Así que, una vez comprendidas todas las posturas y sus transiciones, aprendimos a respirar en las costillas y realizar la apnea y vacío abdominal, previo test del diafragma, claro.

Unas cuantas respiraciones, unas cuantas apneas, unos cuantos vacíos abdominales, primero de pie, luego tumbadas, que es como mejor e siente y se comprende. Y ya pasadísima las tres horas de taller, nos dispusimos a hacer la rutina completa de nivel uno y grabarla en vídeo para que puedan practicar en casa. ¡Una pasada! Una mañana intensa y feliz.

Comparto aquí algunas fotos del taller, y mi agradecimiento a Cristina, y a todas las chicas que vinieron, que confiaron y que se fueron contentas. Ahora toca practicar, con todo mi apoyo a golpe de whatsapp, y pronto realizar una clase de seguimiento para profundizar y testar la práctica. ¡Y los resultados obtenidos!

Nos vemos pronto, y espero que te beneficies de esta práctica de por vida, y ¡que la contagies! Abrazos. Hasta pronto. 🤗🤗🤗

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.