Sensaciones durante al ayuno

Hola, qué tal estáis/están? Yo bieeeennnnnn… Mejorando que es gerundio.🧘🏻‍♀️

Como algunos saben, estoy haciendo mi ayuno anual de una semana. Consiste en beber básicamente agua. Si tengo una jornada intensa fuera de casa, me llevo agua caliente con jengibre. En otra botella, agua con sal y limón. Y un puñado de frutos secos por si se me hace difícil, si me siento débil o con ganas de comer.🤔

Como ya dije en alguna ocasión, no se trata de sufrir ni de privarse. Yo simplemente escucho a mi cuerpo y éste me dijo que estaba un poco saturado. Aunque soy vegetariana, como muchas cosas procesadas: las hamburguesas veganas del supermercado no deben ser súper mega naturales, mejor ni leo la etiqueta. Pero cuando me da pereza cocinar, me salvan. Entre eso y los deslices (queso, trigo, alguna cervecita -sólo Guinness- y un vinito tinto, algunos snacks (barritas de cereal o nachos), necesitaba una limpieza. Y sobre todo, tener la sensación de que vuelvo al origen.💥

Para mí el ayuno es un reset. O un resteo, como lo quieras llamar, como cuando reseteas un ordenador. Lo limpias de cookies y de cosas raras que no entiendo, tiras la basura y lo dejas liviano, rápido, ágil. Algo así.💻

Entonces el día antes de empezar el ayuno, como más liviano que de costumbre. Sería ideal beber zumos, pero yo esta vez pasé de comer a no comer. Tuve un día muy activo fuera de casa y no pude prepararme cosas. Arranqué con mi agua, y alguna infusión a ver qué tal me sentía. Al segundo día ya entré en cetosis (lo explico en el post sobre el ayuno, pero te pegaré aquí un trocito). 🧐

Cito textualmente de Wikipedia: “La cetosis es una situación metabólica del organismo originada por un déficit en el aporte de carbohidratos, lo que induce el catabolismo de las grasas a fin de obtener energía, generando unos compuestos denominados cuerpos cetónicos, los cuales descomponen las grasas en cadenas más cortas, generando acetoacetato que es usado como energía por el cerebro (en estados de ayuno aporta el 75 % de la energía) y el resto de los órganos del cuerpo humano. De esta manera, el cuerpo deja de utilizar como fuente primaria de energía los glúcidos, sustituyéndolos por las grasas.”

Los primeros dos días suelen ser los más duros, incluso el tercero. El cuerpo se siente raro. Yo me sentía como en “caminata lunar”, ingrávida, con hormigueo en los brazos, rara. El segundo día dormí fatal (también por el calor), Pero en general los llevé bien. Es importante que estos días de ayuno hagas actividad normal. Vas al trabajo, y haces las tareas cotidianas. Si te metes en la cama la semana de ayuno, probablemente el cuerpo pensará que estás enfermo o algo te pasa. No queremos eso. 🙏🏻

El tercer día sentí un poco de deseos de comer, (antes no lo sentí, pensaba en cualquier alimento y aún me daba rechazo, por esta necesidad de limpiar, de resetear). Así que me comí un mini puñado de anacardos/castañas de cajú. Horas más tarde otro puñadito. horas más tarde unos cacahuetes/manís (naturales, con cáscara y sin sal) y de cenar, un puñado de almendras. Hoy espero no necesitar comer; estoy en el cuarto día. Aunque pienso en un aguacate/palta y se me hace agua la boca… 🥑

Pero, bueno, es excelente señal para mí si se me hace agua la boca con sólo pensar en n alimento. Eso quiere decir que mi cuerpo ya se está preparando para recibir alimentos, que deja de estar saturado y a veces hasta asqueado. Veremos qué tal se da el cuarto día. Es el día super héroe, así le llamo yo: tienes mucha energía y claridad mental. Y los días subsiguientes, también. 💪🏻

Y luego, lo importante será cómo salir del ayuno, para que no sea un shock. no se trata de atiborrarte al otro día, sino, de arrancar con un zumo verde. Aguacate, grasas buenas, algún huevo quizás… Pocos azúcares; éstos los incorporaré de a poco. Esto incluye la fruta, algunos vegetales con más contenido de azúcar, y por último el pan (que procuraré ser gluten free de lunes a viernes así no me inflamo, y no necesito limpiarme tanto). Porque sé que el trigo me inflama, igual que los lácteos, y a veces cae una pizza. 😋 ¡Somos humanos!

Matecitos

Y una cosa que quiero compartir y que me encanta del ayuno, es esto de estar totalmente presente. Me doy cuenta que cuando bebo el agua, me sabe a gloria y bebo sorbo a sorbo, consciente. Si como cinco anarcardos/castañas de cajú, mastico lentamente una a una como si quisiera absorber cada nutriente, cada granito de energía que me provee. Cuando en el día a día como, me meto un puñado de frutos secos todos juntos que voy triturando mientras hago otra cosa; bebo con prisa; y en general, como rápido, sin masticar lo suficiente y sin consciencia. El reseteo también se trata de esto. O mejor dicho, básicamente trata de esto. ✅

Entonces, reseteo mi mente, mi consciencia, mi estado de presencia, mi cuerpo. Mis órganos descansan; mi células dañadas se recomponen con la energía sobrante (no necesito energía para realizar todos los procesos digestivos desde la ingesta hasta la eliminación). ¡Eso es un montón de energía!💡

Como siempre digo, si tienes una patología o enfermedad, consulta con tu médico. Pero escúchate, sobre todo. Y no temas el hacer ayuno aunque sea un día cada varios meses. O un día de zumos verdes. O el ayuno intermitente. Realmente el cuerpo tiene de dónde tirar. 🤗🤗🤗

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.