Reduce cintura sin abdominales.

Hoy quiero hablar de algo que afecta mucho a hombres y mujeres, por una cuestión de autoestima, seguridad en uno mismo, y de salud. Todos hemos estado aquí. A veces por sobrepeso, a veces por tener las vísceras inflamadas, la faja abdominal distendida, o grasa abdominal localizada… O simplemente porque nos matamos haciendo abdominales y cada vez nuestro perímetro de cintura es mayor. Sí, lo que lees es correcto: hacer abdominales no es la solución. Sino todo lo contrario. 😮

Cuando realizamos abdominales tradicionales, nuestra faja abdominal va hacia afuera, se distiende por la presión abdominal que generamos. Incluso se puede producir una diástasis (cuando los rectos del abdomen se separan), y además los músculos se trabajan de manera superficial. Ni hablar de la presión que se crea sobre el suelo pélvico produciendo problemas de incontinencia y prolapsos, sobre todo en mujeres. Pero volviendo a la faja abdominal, al hacer elevaciones de piernas, por ejemplo, también soporta gran presión la zona inguinal, pudiendo producirse una hernia y pudiendo sufrir lesiones nuestro músculo psoas. ¡Todo esto pasa con los machacones abdominales de toda la vida! 😱

Por eso se opta ahora por las planchas, aunque, ojo, si no están bien hechas, tenemos más de lo mismo y machacamos la espalda. Para hacer bien una plancha debes fortalecer tu core primero, o, aguantar sólo unos pocos segundos hasta que éste esté fuerte. Y además, importante, debes activar tu cintura escapular. No puede estar la fuerza en tu espalda baja y brazos; sino en tu core, hombros y dorsales. 💪🏻

Resumiendo, el entrenamiento ideal para trabajar el core y reducir cintura son los ejercicios hipopresivos, ya que:

✅ Evitamos la presión en la zona abdominal (la faja no se distiende, sino todo lo contrario).

✅ Evitamos la presión en el suelo pélvico.

✅ Recogemos los tejidos y las vísceras hacia adentro, evitando esta distensión (pruébalo cuando tengas gases y estés hinchada/o)

✅ Trabajamos la musculatura profunda del abdomen.

✅ Evitamos machacar el músculo psoas ilíaco, la espalda y las cervicales (también castigadas al realizar abdominales tradicionales).

🤩 Y mucho más; sólo que esto es lo que se refiere exclusivamente a la zona del abdomen.

👀 Ahora bien, reducir grasa abdominal no depende sólo de hacer hipopresivos, sino de otros factores importantísimos:

👉🏻 Se sabe que para reducir abdomen, la alimentación es clave. El alto consumo de azúcar (ojo, no es el azúcar que pones al café). 🔎 El azúcar está escondida en todas partes: pan, galletas, latas de conservas, esos zumos de supermercado que parecen tan sanos, lonchas de jamón… Especialmente en alimentos que están etiquetados como saludables. Incluso los zumos de frutas naturales tienen tan elevada cantidad de azúcar que son una patada para tu páncreas, que tiene que segregar mucha insulina para contrarrestar el efecto. El azúcar, la droga del siglo XXI, está en todas partes y crea grasa, sobre todo abdominal. 🩸Cuando grandes cantidades de glucosa pasan a la sangre, esto produce una subida de insulina que hace que las células se pongan en modo almacenamiento. Si hay más glucosa que la que tu organismo necesita, entonces entra en las células del tejido adiposo y allí se convierte en grasa.

⚠️ (Recomiendo los documentales THAT SUGAR FILM, SUPERSIZE ME; (un día en vez de peli pon estos docus y entenderás -están en Netflix-, y también recomiendo el libro SUGAR BLUES).

Claro que si tu consumo de azúcar (esto incluye los almidones -como el arroz- y harinas -como el pan o la pasta-), es moderado, lo quemarás como energía rápidamente. Es decir, reducir la ingesta de estos alimentos, o evitarlos por completo por un tiempo al menos (gradualmente), reducirá tu nivel de grasa por los dos motivos: el cuerpo, al no tener más azúcares que quemar, quemará grasa. Y el cuerpo, al no tener este exceso de insulina, no acumulará grasa. 🏃🏼‍♀️

Parece difícil quitarse el azúcar (nos tiene atrapados) y las harinas (qué ricos los bollos, postres, galletas)… 🥞 Pero… Si piensas un momento lo que le hace a tu cuerpo, realmente no lo comes. Piensa en la grasa visceral cuando estés frente a un bollo, piensa en las arterias que se taponan, piensa en tu pobre corazón bombeando con más fuerza, piensa en tu páncreas trabajando como loco, piensa en tu hígado… 🤓 Parezco una friki, yo hablo con mis órganos y les digo “gracias por todo el trabajo que hacéis”… Y “perdón cuando me como una pizza” Pero qué rica está… Así que he optado por evitar harinas y lácteos, y ¡azúcar en todas sus formas!, de lunes a viernes, y disfrutar de una pizza o una tarta o algo delicioso el finde. Y chin pun. 📆

👉🏻 Súper importante hacer algún ejercicio aeróbico; no lo hagas por quemar grasa; es una motivación pésima y te hará abandonar. Hazlo por mantener tu corazón sano y fuerte. ♥️ Si no te gusta ir al gimnasio, o correr, camina con energía treinta o cuarenta minutos dos o tres veces a la semana. Elige las escaleras antes que el ascensor. Ve andando a los sitios todo lo que puedas. Mete estos ejercicios en tu rutina diaria. Si además puedes practicar algún deporte, como nadar o andar en bici, mejor. O lo que te guste.

Ya sabes, un reto por semana: nada de azúcar visible y dos hipopresivos por día. Luego nada de harinas y dos hipopresivos más por día. Luego nada de azúcar invisible y dos hipopresivos más por día. Luego nada de almidones y dos hipopresivos más por día. Así de lunes a viernes. Luego descanso (tampoco un desmadre).Y en un mes vemos los resultados. Recuerda también moverte: caminatas energéticas o correr moderadamente, subir escaleras, ir andando a los sitios, etc. Es un todo que actúa en conjunto, y sobre todo, va cambiando tu cabeza, que dice ahora que puedas, y te sientes más y más liviano/a. ¿Merece o no la pena? ¡Vamos! 💪🏻

¡NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestra Newsletter
Recibe, semanalmente, las mejores noticias y consejos sobre salud y alimentación
Invalid email address

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.