¿Por qué dejamos de jugar?

Últimamente me he encontrado reflexionando sobre la capacidad de jugar o no que tenemos los adultos. Crecemos, y muchos de nosotros, perdemos la capacidad de jugar, la capacidad de asombro, de hacer el tonto, de divertirse. De jugar por jugar, no para ganar nada. De ser un poco niños, o niños del todo, sin miedo al ridículo o al qué dirán. Y tú, ¿Juegas?… Y vos … ¿Jugás?… 🤔

Como cuando éramos chicos y nos acercábamos a aquellos que estaban jugando con un balón, o a la mancha, o con figuritas (cromos) y les preguntábamos, ¿Puedo jugar? ¿Por qué ahora no? Pensemos… ¿Cuándo fue la última vez que jugamos?😉

Por eso el deporte nos mantiene jóvenes, creo yo. No es sólo el hecho de que nos hace bien a la salud: corazón bombeando más sangre, el sistema respiratorio trabajando a tope, mejoramos circulación, oxigenamos, quemamos toxinas, activamos el metabolismo, segregamos endorfinas… Todo esto está genial .Pero además, ¡estamos jugando! Estamos en el momento presente cuando jugamos, esa es la magia. Sino, observa a los niños. Ellos no están con un rum rum mental mientras juegan. Si su muñeco está metido en una tormenta de nieve, está totalmente metido en ella, y todo el guión de su película está totalmente entregado a la historia, a lo que está ocurriendo en ese momento. No hay saltos de guión, pensamiento parásito, rucu rucu mental. Y eso es mágico. Sólo por esto deberíamos jugar. 🎳

En mi familia siempre hemos sido muy de jugar. Jugar a tonterías: adivinar las películas -dígalo con mímica-; juegos de mesa; inventar canciones graciosas, jugar al quemado -balón prisionero-, guerras de agua, prendas, mancha, y por supuesto, deportes. Que sería como jugar disfrazado de algo con forma, con reglas, con puntos y con un ganador y un perdedor. Pero, en definitiva, jugar. 🏀

Yo me doy cuenta de que a veces he renegado de esto; me he sentido niña siendo adulta y me he sentido culpable por eso. Oyes las voces que critican “¿Cuándo vas a madurar?”… Por suerte no hice mucho caso, sigo jugando. Mi familia sigue jugando. Somos muy lúdicos, y bobos, y creo que eso nos mantiene jóvenes. Jugar te mantiene risueño, asombrado, presente, abierto a las posibilidades. Te mantiene chispeante: todo puede suceder en el juego, porque el juego, es extra-ordinario. 💥

Por eso los niños se te pegan, porque detectan en ti una chispa de juego, un potencial. Claro que hay momentos en la vida de mucho agobio, problemas, y enajenación. Incluso depresión, pérdida de sentido (yo he escrito sobre esto también). Épocas de mucho análisis, mucha mente, y mucho rucu rucu. Pero realmente, siendo sincera, cuando mejor estoy es cuando más juego. Me da energía, me devuelve aquí y ahora, apaga la mente, me río. Seguramente estoy invirtiendo en salud sin darme cuenta estoy rejuveneciendo con cada risa un poquito. 👧

Los animales también se te pegan, son listos. Quieren gente tranquila, presente, entregada al juego o al mimo. Y si le sueltan un chuche de vez en cuando, mejor. Mi perrita Chloe me busca para que le tire palos o pelotas. Es insistente; una maestra en traerme aquí y ahora y sacarme de mi mente.🐶

Cuando tenía 18 años participe en un programa de televisión que se llamaba Jugate conmigo. Perdimos mi compañera y yo como en la guerra. Pero, ¿-quién nos quita lo bailado?… Era divertido. ¡Permiso para jugar! Eran juegos de pringarse, de ensuciarse con líquidos pegajosos, etc. Y correr, y saltar, y trepar. Lo que hacen los niños en el parque. Por eso no entenderé nunca eso de “te vas a ensuciar la ropa, no te tires al suelo”… o… “No pises el charco”…Etc. Sí, la ropa se ensucia, ¿Y qué? … Gracias a Dios alguien inventó la lavadora… Ahora no tenemos ni que lavar a mano. ¿Cómo lo hacían antes?… Las cosas para mí están para usarlas, no para cuidarlas y ponerlas en cajas de cristal. Úsalas; si se ensucian, es que las has usado, que las has vivido. Eso les decía yo a mis hijos pequeños. 🚿

Volviendo al juego, creo que por eso me dediqué a las Artes Escénicas. Cada vez que salgo al escenario es ¡Abren la puerta para salir a jugar! ¡Qué felicidad! Tengo permiso para ser otro, ser extra-ordinaria, erradicar los límites, volar, expandirme, crecer, e invocar la fantasía. Reconozco que esta condición me hace el mundo en sociedad, el sistema, muy pesado. A veces reniego de tener que hacer cosas para el sistema: como la declaración de la renta, o llevar la contabilidad, para que Hacienda esté contenta. ¡Cuánto tiempo perdido, cuánta vida desperdiciada! Depende las horas que me lleve, el tiempo que me coma, acabo más o menos cabreada. La única manera de salir de esta emoción negativa es ¡JUGANDO! Me voy al mar y juego con las olas. O canto como una loca. O me voy a correr. 🌊

Jugar en la pareja es importante también. No sólo contigo misma/o, con tus hijos, con tus amigos, con tu familia. Jugar en pareja te mantiene unido. Por eso las parejas que bailan juntas permanecen más juntos y felices, o más felices juntos. Esas parejas que van juntos a aprender bailes de salón. ¡Qué bonito! Yo aún no lo he conseguido, pero más tarde o más temprano… De momento, se puede jugar en pareja de diferentes maneras. Por supuesto, el sexo. La fantasía, el tiempo que le dediques, la picardía. Los preliminares, que pueden ser TODO en sí mismo, no sólo preliminares. Que parece que la meta es el orgasmo, y sino, no vale el juego. ¡Todo vale! JUGAR VALE. ❤️

Jugar en pareja a juegos de mesa, jugar deportes. Jugar con pequeños retos: una caminata, una aventura. ¿Por qué no? Animarse a hacer algo que nunca hayas hecho antes… Vestirse de otra manera, probar un nuevo juguete sexual, salir con otra gente, ir a bailar… Hay infinidad de cosas maravillosas para explorar. 🪄

Yo soy una gran defensora de la fantasía y el juego. Repito. Aunque a veces me hayan condenado por eso ciertas personas de mi entorno, que me hayan hecho creer que por jugar era inmadura, no era “adulta”, yo les digo, desde el amor, “fuck off” si no juegas te volverás gris”. Se puede ser un adulto gris o un adulto de colores. Y los colores molan más. ¿A que sí? 🌈

Cantar, jugar, pasar tiempo juntos.

Aquí mis consejos, si quieres empezar a jugar.

💃🏻 Comienza bailando. Te cambia el estado de ánimo enseguida. Esto lo puedes hacer sola/o. Te pones música y bailas.

💃🏻 Baila con otros: hijos, pareja, amigos. O en una clase de zumba. Lo que te guste más o lo que necesites en cada momento.

💃🏻 Juega a la mancha, al escondite inglés, al balón prisionero. Juega juegos en el agua, con pelotas, o carreras de saltos (con mis hijos y los vecinos jugábamos carreras locas: canguros, tirabuzón, o postas en el agua poniéndose una camiseta sobre otra, etc.) También solemos haer carreras locas en la playa: es una manera de hacer ejercicio divertida: carrera de sentadillas, de carretilla, de cangrejo, etc.

💃🏻 Juega juegos de mesa. Son divertidos para jugar en familia o con amigos: el Pictionary, el Party, el Cluedo, el Risk, el Scrable, juegos de cartas… La generala… (dados, no sé cómo se llama en España)… El Parchís, ajedrez, damas, Monopoly, etc.

💃🏻 Si estás en peligro de volverte gris, júntate con un niño, o con un perro, URGENTE.

💃🏻 Juega en pareja: baile, lencería, juguetes sexuales, masajes, geles estimulantes, hasta los hay con vibración. ¡Prueba! Lamentablemente el cuerpo es perecedero, si no lo usas y disfrutas hoy, luego se perderá. Además, ya sabes lo que dicen: “What you don´t use, you lose”. Lo que no usas, se pierde. Pues eso.

💃🏻 CANTAR siempre resulta estimulante y divertido. Haz un karaoke, hoy por hoy con Youtube lo tenemos muy fácil.

Y un sinfín de juegos más. Vamos … ¡A JUGAR!!! 🤗😃🤗😃

Dígalo con mímica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.