Otra postura en bipedestación.

Voy a ir compartiendo aquí partes de mi libro, Hypo Gym, Guía Práctica de Gimnasia Hipopresiva, editado en Amazon. Realmente vale la pena; está mal que lo diga yo pero está muy bien explicado desde el principio y tiene un amplio recorrido, los tres niveles, con muchísimas posturas. Un entrenamiento completísimo, con fotos a color y buena progresión. ¡Te invito a comprarlo en Amazon, aunque sea en e-book! Es muy barato y lo llevas contigo donde vayas. Así no hay más excusas de “no tengo tiempo”, hay posturas que podrás hacer en el supermercado, en el coche, en el trabajo, mientras cocinas, con los hijos, con el perro, en el gym, etc, etc.

Esta postura de hoy se llama Artemisa. Para hacer Artemisa, primera postura de descarga de esta serie, porque vamos hacia abajo con el torso, iremos bajando redondito y flexionando un poco más las rodillas hasta apoyar la parte mullida de la mano sobre los muslos justo encima de las rodillas.

Las manos estarán apoyadas hacia adentro, los dedos se miran entre sí. Las escápulas siguen tirando hacia afuera, al igual que los codos. El eje del cuerpo se sigue elongando desde los isquiones (huesitos del culete) hasta la coronilla. El mentón irá en Artemisa más hacia el pecho, estirando cervicales.

En esta primera instancia, puedes hacer Artemisa con la espalda más recta o más curvada. No rectifiques pelvis ni te cierres demasiado en la postura, como un caracol, porque no podrás abrir las costillas.

Recréate en esta postura de descarga; verás cómo se produce un vacío mucho más impresionante. No luchas contra la gravedad; al contrario, ésta te ayuda. La tripa/panza está más floja y no interfiere en la apertura costal. Y la espalda se estira un montón. Es una postura que alivia mucho tensiones y dolores de espalda, y si te estiras en direcciones opuestas, la fortaleces a tope.

¿Vamos? En la sesión de fotos para el libro… En clase… En el campo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.