No puedo ir al baño: estreñimiento y Gimnasia Hipopresiva.

Generalmente nos referimos al estreñimiento como “no puedo ir al baño”. En Argentina, “no voy de cuerpo”. Siempre me pareció rara esta expresión. Pero, sea como sea, es algo que afecta a muchas personas, sobre todo mujeres. ¿Cuántas y qué cosas podemos hacer para ayudarnos con este problema o esta dificultad?

Por supuesto, yo no soy médico ni especialista. Frente a un estreñimiento crónico, hay que consultar con el médico. Cuando digo “médico” no me refiero sólo a la medicina occidental. Yo siempre echo mano a todo lo que puedo para sanar. Muchas veces la acupuntura me ha salvado. Una vez me curó para siempre una alergia que no me podía quitar y que padecía meses y meses atiborrándome de antihistamínicos. Otra vez me sanó una rodilla que me dolía por un golpe. Yo siempre busco, pregunto, investigo, cualquier cosa con tal de ayudarme. Te invito a hacer lo mismo. No deberíamos normalizar lo no normal. Es decir, si lo normal es ir bien al baño, eliminar, si no lo hago, es que algo anda mal. Hay que ir a la raíz del asunto, siempre que se pueda.

El otro día me lo preguntaba una alumna del curso HYPOGYM7. “No sé qué más hacer para ir de cuerpo”. Por supuesto, le dije lo que todos sabemos. ¿Comes suficiente fibra?… ¿Alimentos con agua, como verduras y frutas?… ¿Bebes agua? (mejor si es templadita, el agua fría no favorece la digestión y fija las grasas a nivel abdominal)… ¿Te tomas tu tiempo para ir al baño?… ¿Comes ciruelas pasas? ¿ Y remolacha?… Para mí es infalible… Y el mate, ni hablar. Y esta alumna, esta mujer, me dice: “lo hago todo, y nada funciona”.

Le digo que no deje de hacer ejercicios hipopresivos, que seguramente notará beneficios. Al comprimir las vísceras, activamos los movimientos peristálticos. Le quitamos al intestino la vagancia, tonificamos la zona y la irrigamos. Aumenta la circulación en la zona y por ende la oxigenación. Y ni hablar de que compensamos toda la presión que hemos puesto en el suelo pélvico cada vez que hacemos fuerza para evacuar. El suelo pélvico sometido a esa presión a lo largo de la vida sufre mucho, se debilita, pudiendo luego padecer problemas de incontinencia urinaria, y/o prolapsos.

Además, el hecho de no evacuar bien, con regularidad, hace que nuestro cuerpo esté más lleno de toxinas. Eso me hace andar pesada/o, y hace que mis órganos funcionen peor, además de sobrecargarlos. Por supuesto mi sistema inmune estará deprimido y estaré más propensa/o a enfermarme. Además, las vísceras distendidas por todos estos residuos no eliminados no sólo pesan sobre el suelo pélvico, sino sobre la faja abdominal, que se distiende, quedando propensa a hernias, y no siendo funcional. Estos intestinos inflamados deforman el cuerpo, incluso pueden afectar la postura, provocar dolor de espalda y adaptaciones en la espalda que luego generen lesiones. Parecen cosas aisladas, pero todo está unido. Un intestino cargado, inflamado, lleno de desechos, perezoso, puede presionar la espalda y ésta hará los ajustes que necesite para compensar esa molestia, cambiando su posición, su curvatura, generando una hernia, un pinzamiento, acortamientos, etc.

Por eso, no está de más decir que es VITAL eliminar las toxinas con regularidad y normalidad, y sin acudir en lo posible (salvo en caso aislado) a los laxantes, ya que van acostumbrando al intestino a estar cada vez más vago.

Y aquí es donde entra el yoga. Leyendo un estupendo libro de yoga (El libro de Yoga, Suami Vishnu Devananda), encuentro la técnica de limpieza intestinal basada en el vacío abdominal. Aquí se habla de Uddishana bandha, pero también de Nauli (contracción abdominal). Una vez dominado lo primero (nuestro vacío abdominal), iremos a practicar nauli.

Este libro maravilloso me cuenta varias frecuentes causas de estreñimiento:

🚽 No prestar atención al deseo de mover los intestinos (Aquí entra la conciencia; debemos darle importancia al hecho de ir al baño regularmente, más que al hecho de mirar Facebook, o mirar la serie, o contestar los whatsapp urgentes, o cumplir incluso con el trabajo. Si la máquina no funciona bien, tarde o temprano no podré trabajar ni disfrutar un ocio agradable)

🚽 Falta de suficiente material residual para excitar la actividad.

🚽 Falta de líquido.

🚽 Los músculos necesarios para expulsar están débiles.

🚽 El uso habitual de purgantes, que irrita el colon. Éste se contrae o tensa y se debilita por la sobre estimulación. Tampoco hay que abusar de lavativas irritantes.

Para hacer nauli es necesario aislar los músculos rectos del abdomen. Desde el vacío, soltamos los rectos manteniendo los transversos abdominales contraídos, y lo volvemos a contraer, lo soltamos y lo volvemos a contraer. Lleva mucha práctica. Yo aún voy en fase 1. El vacío abdominal si ya estás haciendo ejercicios hipopresivos, posiblemente lo domines. Pero luego está aislar la musculatura; debería dibujarse como un tubo en el centro. Y luego la siguiente parte, mover el tubo a un lado y al otro, o haciendo círculos. Es un verdadero reto, pero… ¿Y si lo conseguimos? ¿Y si podemos mantener nuestro aparato digestivo sano? ¿Y si podemos dejar de estar estreñidos para siempre? Yo desde ya empiezo a practicar.

Este libro además nos aconseja, a modo de lavativa natural, sentarnos en un cubo de agua y hacer nuestro vacío abdominal y nuestro nauli. De este modo, el agua entra por el recto (recomiendan poner una cánula para que el recto no se cierre). El vacío hace que el agua penetre hasta el intestino grueso, y al hacer nauli, la movemos dentro, y luego expulsamos desecho y mucosidades.

Esto no lo he probado, esta lavativa natural. Si algún día la pruebo, os cuento. Sí me he realizado lavados de colon varias veces a lo largo de mi vida. Creo que es una buena práctica.

Lo curioso, o no tan curioso, es que mi hijo hace el nauli desde que es chiquitito. Intuitivamente, aísla la musculatura del abdomen y la mueve de aquí para allá. Esta sabiduría que traemos no deberíamos olvidarla. Y desde ya, si nuestros hijos pueden hacerlo, que nos lo enseñen.

Aquí copio un enlace de un tutorial para aprender a hacer nauli. yo lo iré repitiendo cada día hasta que me salga. Creo que merece mucho la pena. Éste está en inglés, pero lo hace muy bien.

Aquí pondré uno en español. También lo explica bastante bien, pero echa un vistazo a los consejos de arriba aun que no entiendas el idioma.

Entonces, resumiendo:

✅ Come alimentos con fibra (no son los cereales que nos venden como integrales, que son mentira, como los cornflakes o los müslies llenos de azúcar. Sino que es el cereal más puro que encuentres. Avena, centeno, espelta, arroz integral. 🌾

✅ Evita lo procesado todo lo que puedas (bollos, galletas, pan, pasta de blanca, comidas preparadas, etc) 🥐

✅ Come verdura, y mastica bien. Los zumos verdes van de lujo. 💚

✅ No bebas zumo de fruta, ya que es un chute de azúcar. Come la fruta, con pulpa. 🍎

✅ Bebe agua, al menos dos litros por día, mejor templada. 🙌🏼

✅ Bebe infusiones. El mate va de diez para ir al baño pero es irritante. ☕️

✅ Evita lácteos ya que dificultan la digestión y crean moco.🥛

✅ Harina refinada, azúcar y lácteos irritan la mucosa intestinal. Siento darte esta noticia.🍰

✅ Come remolacha y compota de ciruela.😃

✅ Haz ejercicio, camina, muévete. 🚴🏻‍♂️

✅ HAZ GIMNASIA HIPOPRESIVA. Hypo Gym al poder! 💪🏻

✅ Aprende a hacer NAULI. Es un camino de ida 🧘🏻‍♀️

Y con esto espero haberte ayudado. A veces no resolvemos a la primera, pero vamos encontrando un hilo del que tirar. Esto es para mí haber encontrado NAULI, y por eso lo comparto. Yo no tengo problemas de estreñimiento, pero sí me hincho después de comer y mi intestino delgado sé que muchas veces está cabreado. Lo único que me ayuda es hacer vacíos abdominales, con pauta postural, es decir, Gimnasia Hipopresiva, Hypo Gym. Me “coloca” las cosas en su sitio y me vuelvo a sentir compacta, en mi centro. Empecemos aunque sea por lo más sencillo, alimentación e Hypo Gym. De a poco, conquistaremos Nauli.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.