NEURO… ¿QUÉ?

Fuente: Guía Práctica de Gimnasia Hipopresiva, Solange Freyre.

Si llegaste hasta aquí, es porque te está gustando y estás notando beneficios de esta práctica. Me alegra mucho poder ayudarte y poder simplificar bastante la explicación de cómo ejecutar esta práctica y cómo sacarle el mayor partido.

Ahora veremos un concepto que a mí me entusiasmó. Tiene que ver con NEURODINÁMICA o NEURO-DINAMIA, Es la movilización del sistema nervioso periférico. O el estiramiento de los nervios, dicho de manera sencilla. Con distintos movimientos conseguimos descomprimir los nervios. Nos ayudará en el manejo de síndromes comunes como:

  • Atrapamientos nerviosos como en el caso del síndrome del túnel carpiano
  • Dolor cervical de origen radicular
  • Síndrome del desfiladero torácico
  • Ciáticas
  • Adherencias
  • Síndrome del piramidal
  • Codo de tenista
  • Fascitis plantar
  • Dolor lumbar de origen radicular, entre otros…

Si algunas de estas dolencias te suenen a chino (a mí me sonaban así), pregúntale al Sr. Google.

Con las pautas posturales ya estamos haciendo muchos de estos estiramientos nerviosos, sobre todo con la rotación de las manos y la activación de los dedos todo el tiempo. Al igual que la activación de los pies, por ejemplo, al estar sentados o tumbados. Pero vamos a profundizar en estos movimientos y estiramientos.

Al final de esta tercera parte, hablaremos también de los “puntos gatillo” o “trigger points”, puntos en la musculatura muy concentrados que irradian dolor hacia otras zonas. Y en relación a esto hablaremos de cómo liberarlos, o, al menos, ayudarnos, con masaje miofascial.

Para aplicar este estiramiento “súper” de nervios del tren superior -tórax y extremidades su- periores- , comenzaremos con la espiral de brazos.

Guía Práctica de Gimnasia Hipopresiva OK

ESPIRAL DE BRAZOS

Inspirarás abriendo el pecho, elevando brazos, rotando las manos hacia afuera, y elevando un poco el mentón, y por supuesto, abriendo costillas. El movimiento final sugiere flexión de codos -puedes mantenerlos estirados- y muñecas al máximo que puedas (aquí se estiran los nervios); es la foto tipo Cleopatra.

El movimiento se ejecuta rotando manos, codos, hombros, en ese orden.

Si quieres llevar más a fondo el estiramiento, separa los dedos cuando llegas arriba, y junta los dedos y cierra el puño, cuando llegas abajo, llevando las puntas de los dedos hacia las muñecas. Verás cómo se estiran las fascias musculares y nervios.

Para que entiendas más el concepto de fascias musculares, es como si los músculos fueran países y las fascias las placas tectónicas que los unen por debajo. Todo está conectado.

Luego exhalarás bajando brazos, rotando las palmas hacia adentro, mientras las costillas se cierran de manera natural. Acabarás la extensión total llevando los brazos por detrás del torso y haciendo una especie de pico con las manos, los dedos en punta, las muñecas bien flexionadas.

Si realizamos todo este movimiento tomando y soltando aire, sería una RESPIRACIÓN DINÁMICA, respiración con movimiento.

Esta espiral la podemos meter entre Venus y Venus, o entre Atenea, y Atenea. En Freya, Perséfone, Aura, Hestia. Siempre irá bien entre las posturas de carga.

También podemos realizar toda la espiral de brazos en apnea respiratoria y con vacío abdominal. Esto sería una APNEA DINÁMICA, con vacío abdominal: suelto el aire por completo, realizo apnea, abro costillas, vacío abdominal e inicio el espiral de brazos entonces. Lo hago todo, y al acabar el espiral, vuelvo a tomar aire. Depende de cuál sea mi objetivo y nivel de entrenamiento optaré por una u otra cosa.

¡ATENCIÓN! Vamos a procurar dos cosas: no subir los hombros a las orejas (contracción del trapecio y escalenos=tensión en cuello y hombros), y no desactivar las escápulas. Recuerda que en esta práctica todo el tiempo estamos estirando la musculatura en cadena, siempre nos “extendemos” en direcciones opuestas, nos alargamos.

Tanto la respiración dinámica como la apnea dinámica la podemos hacer en cualquier serie de posturas, con o sin espiral de brazos. Ya sabes, una vez conocidos todos los ingredientes, puedes hacer tu ensalada como quieras. Esto es lo genial de esta práctica, la adaptarás a ti, tus circunstancias de tiempo, lugar y nivel de entrenamiento.

Ahí van unas fotos para que sea más fácil comprender de qué se trata:

Espero que llegues a la práctica de nivel III, que vayas dominando esta técnica, para poder beneficiarte de esta maravilla que es liberar los nervios y fascias, reducir o eliminar trigger points, sentirte más relajada/o, más alargada/o, mejor en todo sentido. Claro que llegaremos aquí una vez dominadas las pautas posturales y respiratorias, porque esto agrega bastante dificultad. Pero tiempo al tiempo, piano piano se va lontano, decía mi padre.

Ahí les dejo esta maravilla y espero que lleguemos juntas/os hasta aquí. Besos y abrazos:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.