Mi cumpleaños.

Hola, ¿qué tal estáis/están todos? Hoy 25 de septiembre celebro MI CUMPLE! 🎂🎂🎂

Me gusta celebrar mi cumple. Más allá del vértigo que da hacerse mayor (el otro día con un amigo lo hablaba y me decía “si la vida son cuatro días, pensá que estamos viviendo el tercero”), es un camino que vamos andando y pienso… “Llegué hasta acá, qué maravilla, cada minuto de vida es un milagro. Estoy totalmente agradecida y los recibo con alegría”. 🤗

Soy una persona que siempre se ha exigido mucho. He sido siempre, desde pequeñita, perfeccionista. No sé por qué. Muchas veces pensé que era por una necesidad de aprobación externa. Pero en realidad, es interna. Soy más feliz si doy lo mejor de mí. Si busco esa perfección inalcanzable, porque me estiro. Me hago cada vez un poquito más grande. Eso me hace feliz. 😁

También es verdad que muchas veces me he pasado de rosca. Me he embarcado en tareas titánicas prácticamente sola. Y me he estresado mucho. También me he hecho daño. 😔

Y aquí estoy; cumpliendo 49 años, casi medio siglo (da cosita, ¿eh?), y sigo intentando cada día ser mejor. Bueno, más que intentando haciendo algo que me permita ser mejor. Ya que “intentar” es una palabra engañosa, y dudosa, porque parece llena de “intención” pero muchas veces está totalmente carente de “acción”. Para mí intentar es hacerlo, bien o mal, o más o menos como pienso que debo hacerlo, y si no sale, volver a hacerlo. ¿Lo intento?… No. ¡Lo hago! Piensa: un camino no se intenta, se hace. Un paso se da. Y un paso tras otro hacen un camino.

En este camino encontré muchos aliados que me han facilitado las cosas: personas que me han enseñado a tener hábitos alimentarios mucho más saludables, personas que me han llevado al fitness, personas que me han llevado a la GIMNASIA HIPOPRESIVA (eternamente agradecida), personas que me han escuchado, alentado, acompañado, aplaudido, abrazado, consolado, amado. Personas que me han puteado, enviadiado, y herido. ¡GRACIAS! 🙏🏻

Y todo va sumando. Al final, es como emprender un viaje donde vas encontrando recursos, comidas, paisajes, amigos… Algunos se quedan, otros se marchan. Algunas cosas también se quedan, otras se descartan. Algunos recursos, ideas, patrones de funcionamiento, sólo valen para un momento dado. Luego toca desecharlos Y así vamos andando. 💪🏻

¿La meta?… Incierta. Desconocida. Inesperada. Sorpresa. Siempre efímera porque a cada meta alcanzada sobreviene otra un poquito más lejana, así seguimos avanzando. Como dice mi hermana, SER maravilloso que amo y admiro, llena de luz, alegría y amor, talento, creatividad y fuerza: “hoy desayuné mate con Osho”. Bueno, casi.🧘🏻‍♀️

Y mi hermano, SER maravilloso, que amo, inteligente y talentoso, amoroso, con un corazón gigante, muy gracioso, responde, “bueno, mate con hoyo no, que se te cae la yerba”. Los argentinos quizás lo entiendan mejor. Es el “bolu-humor” de mi hermano. 🇦🇷

Os/los amo. ❤️

Mi camino me llevó al otro lado del charco y así y todo nos apañamos para mantenernos juntos. Eso es maravilloso. Nos ayudamos, nos apoyamos nos tenemos. GRACIAS. 🙏🏻

Y en este 49 cumpleaños, el primero donde mi madre no está en este plano, le agradezco el darme la vida, los ojos verdes, la música, los jugos de zanahoria, el espíritu aguerrido, la alegría per se, sin un motivo extra y el amor, que unió a una familia durante muchos, muchos años, y que aún, como una tela invisible tejida por ella, nos une a mis hermanos y a mí. GRACIAS. 🙏🏻

Y papá, perdido de alguna manera por tantos, tantos años, que vuelve a mí de a poco, desde el más allá, me acaricia la cabeza y me recuerda que “todo está bien”. Pilar que sostuvo a una familia durante muchos, muchos, años, incluso desde otro plano. GRACIAS. 🙏🏻

Es un día para agradecer, y celebrar. Bueno, en realidad todos. Si pensamos que cada día compone el año que cumpliremos, cada día agradecemos y celebramos. Y, si Dios quiere, a por más.

Agradezco profundamente a mis hijos, seres de luz, sabios, generosos, amorosos, que me dan fuerzas siempre, me inspiran y que amo profundamente. Desde que eran un poroto, compartimos el lazo más potente: somos un alma. Así lo siento, y así lo protejo, con la ayuda “del de arriba”, como dice Gon. Y agradezco a Ari su sabiduría al enseñarme en la tristeza un camino hacia la alegría. ¡GRACIAS, amores! ❤️🙏🏻

A mi compañero de ruta, que nos encontramos en el Camino y seguimos caminando. Con muchas risas y sueños, y paseos, y charlas, comiditas ricas y un buen vino. Me enseñas lo sencillo de la vida y por un ratito apago mi exigencia a ser perfecta, y simplemente, SOY. Feliz, triste, realizada frustrada, cansada, con energía, de cualquier modo, … Por que aceptas mis colores, GRACIAS J.❤️🙏🏻

Gracias a los amigos, amigas, ustedes saben quiénes sois, de Argentina, España y otras partes del mundo. Cada conexión nos cambia de alguna manera. Espero haber aportado en vuestras vidas también, y seguir aportando. GRACIAS!!!!!!! 🙏🏻

Y a las personas que me ayudan con HYPOGYM, profesionales, y a los seguidores y lectores. Deseo poder ayudar a muchas más personas a sentirse a gusto con su cuerpo, reducir lesiones, mejorar poco a poco para no sentirnos abatidos, sino sentirnos plenos frente a la vida, durante el camino. ¡¡GRACIAS!! 🙏🏻

Muchas más GRACIAS por dar. Mi madre me decía cada vez que le daba las gracias “gracias hacen los monos”. Pero es lindo decir GRACIAS.

Así que, GRACIAS. ¡MUCHAS GRACIAS! 🐵🙊🙈🐵 Y mi guiño “al de arriba”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.